Menu

· Luchar por el logro de espacios de participación de las Centrales Sindicales, donde los poderes del Estado, viabilicen momentos de discusión para la buena formulación de las políticas sociales y la coherente elaboración de las políticas públicas.


· En estos tiempos sombríos para los sectores populares, en especial para los trabajadores, debemos ponderar las dimensiones de la crisis nacional, y las condiciones concretas en que se encuentra el Movimiento Sindical Paraguayo.


· Queremos una CNT con identidad propia, comprometida con un proyecto de transformación sindical, política, económica, social y cultural, que se sienta comprometida con sus raíces y con su tradición histórica, reivindicando con orgullo a sus mártires y testimonios vivos de las luchas diarias.


· Una CNT con poder, con capacidad para reivindicar nuestros derechos fundamentales y que sea un factor de cambio en la sociedad paraguaya, una central que represente a todo el sector trabajador de este país.


· Queremos una CNT con amplio desarrollo organizativo, con afiliaciones masivas, con un profundo sentido democrático, de respeto al pensamiento y al derecho del otro, a las discrepancias y a la crítica constructiva. Una CNT que propicia el debate franco y abierto, que a través de la formación produzca una clase trabajadora con identidad, alto sentido de pertenencia y compromiso de lucha.


· Queremos una CNT dinámica, con cuadros dirigenciales preparados y activos, una central inclusiva, donde los jóvenes, los hombres y mujeres, los trabajadores en general, asimilen las nuevas exigencias que plantea el proceso de lucha, enfrentando a la represión y violación de nuestros derechos fundamentales.


· Necesitamos una CNT con intensa actividad a nivel nacional e internacional, presente en los acontecimientos y eventos estratégicos, fortalecer el relacionamiento institucional con los órganos internacionales como la ADS y la OIT y con las diferentes organizaciones de trabajadores de la región y del mundo.


· Debemos apostar por la unidad interna y la integración latinoamericana-caribeña, resistir contra las intenciones de fragmentación de la clase trabajadora y establecer alianzas estratégicas coyunturales para fortalecer la solidaridad en el movimiento de los trabajadores.


· Queremos una CNT con actitud y capacidad de servicio a sus organizaciones afiliadas, de asistencia permanente, orientación adecuada y oportuna, una CNT coherente con los principios del humanismo cristiano.