Menu

Historia

Historia de la CNT

UNIDAD, SOLIDARIDAD, ORGANIZACIÓN
Y LA MÍSTICA SINDICAL

1954

La CNT es la primera central sindical democrática del Paraguay, constituida inmediatamente después de la caída de la dictadura que padecimos desde 1954 hasta 1989, etapa en que funcionaba la Confederación Paraguaya de Trabajadores (CPT), constituida en 1951, al servicio de la dictadura y con imposición del partido de gobierno en el escenario sindical.

1958

El 27 de agosto de 1958 se produjo la última Huelga Obrera Nacional contra la dictadura, que fue brutalmente reprimida, apresando a los dirigentes e interviniendo la CPT conjuntamente con todas las bases sindicales existentes en aquella época. Estos eventos sangrientos y crueles impedían la organización sindical y dificultaban la representación obrera.

1962

Surge la CNT Coordinadora, constituida con dirigentes diseminados en las diferentes ciudades, provenientes de los centros fabriles, áreas rurales, en especial los y las dirigentes de las Ligas Agrarias Cristianas (LAC), quienes ya existían y venían desarrollando actividades con anterioridad, creado por el MSP y la CCT en 1962, siendo su principal referente Juan Félix Martínez, quien realizando esfuerzos extraordinarios logró sustentar la idea de la solidaridad, soportando duras represiones, persecución sistemática de dirigentes, asesinato de compañeros y exilios forzosos, entre otras atrocidades. Estas circunstancias le permitieron a la CNT adelantarse a los acontecimientos.

A pesar de la permanente represión, fueron surgiendo alternativas, entre ellas el Movimiento Sindicalista Paraguayo (MSP), que se constituyó en 1957 con dirigentes formados y derivados de la Juventud Obrera Cristiana (JOC); la Confederación Cristiana de Trabajadores, CNT -constituida en 1962-, afiliada a la Confederación Latinoamericana de Sindicalistas Cristianos (CLASC), luego CLAT, y otras expresiones organizativas muy duramente reprimidas, con compañeros presos y exiliados.

1964

En 1964 se constituye el Centro Paraguayo de Estudios Sociales (CEPES), para la formación social, sindical y política de las bases, los dirigentes y los líderes que iban surgiendo en el país. El responsable, fundador y director fue el compañero dirigente Rodolfo Romero (Rorró), que luego fue apresado y enviado a Emboscada, etapa donde fue torturado y posteriormente expulsado del país, viviendo en el exilio por muchos años. Muchos otros compañeros padecieron y sufrieron las mismas consecuencias, por el simple hecho de pensar en organizarse y defender los derechos de los trabajadores.

1985

En 1985 se constituye el Movimiento Intersindical de Trabajadores (MIT), que a pesar de intensas represiones, desarrolló acciones directas cumpliendo un gran papel en sus objetivos.

1989

LA CNT, desde su nacimiento, en el año 1989, tuvo la visión y la capacidad de interpretación pragmática, al incorporar en su seno al movimiento sindical de obreros y empleados, al movimiento campesino con las Ligas Agrarias Cristianas (LAC), creadas por el MSP y la CNT, al movimiento social cooperativo, al movimiento barrial de pobladores, al movimiento de jubilados y pensionados, al movimiento de mujeres y juventud, de derechos humanos, grupos organizados con experiencia en las luchas por reivindicaciones varias.

1992

La CNT fue protagonista importante, en las diferentes luchas de la clase trabajadora del Paraguay, siendo su Srio. Gral. Juan M. Peralta, luego miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, que redactó la Constitución Nacional en 1992 vigente actualmente. Durante ésta etapa la CNT participó en huelgas nacionales, movilizaciones, etc.

HOY

En esta nueva etapa de vida, la CNT cuenta con la incorporación de nuevas organizaciones de diferentes sectores, actividades y localidades, preservando como elemento esencial la firme convicción de renovarse permanentemente interna y externamente, de forma a poder llevar adelante luchas unitarias, con las demás organizaciones fraternas, avanzar en las reivindicaciones fundamentales que corresponden a los trabajadores y sectores sociales, contribuyendo en la generación de una nueva forma de ver la política y la democracia que incluya a todos. Aquel deseo expresado desde siempre, una democracia representativa, participativa y pluralista, como lo establece el art. 1 de nuestra Constitución Nacional.

Esta 3ª. década del presente siglo XXI, representa ante todo un nuevo tiempo-espacio de exigente renovación, en todos los órdenes de la vida y también de la lucha, consecuentemente exige al Movimiento Sindical, a cada uno de sus miembros, rescatar y preservar los valores de UNIDAD, SOLIDARIDAD, ORGANIZACIÓN Y LA MÍSTICA SINDICAL (inherente a cada organización).
La consigna sigue siendo la misma de nuestros compañeros mayores con premisas sencillas pero vigentes, organizarse, defender y luchar en defensa de los intereses legítimos y los valores auténticos de toda la clase trabajadora del Paraguay.